Defender al vunerable

Hoy fue un día intenso de protestas en Venezuela. Ya son más de 30 personas que han muerto a manos de algún órgano represor del Estado sólo por querer manifestar. Cada vez que miramos las actualizaciones de la prensa libre no nos queda sino entrar en shock y esperar que no todo sea tan malo después. auxilios.jpg

Como escribí ayer, a veces la situación nos abruma y no podemos sino encerrarnos en nosotros mismos y negarles a los seres queridos o cualquier otra persona el afecto. Lo cierto es que, por mucho que nos afecte, debemos estar claros y delimitar quienes son los más vulnerables en situaciones de conflicto.

C-7q0UEXcAAwcn1.jpg

Delimitemos

Quizás en casa un enfermo mental, neurológico o un niño sufra mucho más los embates de una situación tensa que el jefe de familia. Los ancianos saben que algo malo sucede y los niños los intuyen o preguntan. Las personas con capacidades especiales también sufren las situaciones tensas. De más está decir que hay que protegerlos. Al desvalido hay que procurar siempre hacerle un escudo del que está desprovisto naturalmente.

Algo nos debemos inventar

Como madre, el escudo que utilizo para proteger a mi hijo es siempre estar ahí para él. Es verdad que las noticias y Twitter me hacen vivir un rango de emociones muy variado durante el día pero mi hijo debe saber que todo el día me tiene ahí para él.

Para los niños es vital seguir con su rutina, así no se sienten desprotegidos. La misma hora de la siesta, el tetero o la teta de siempre, la sonrisa de mamá, los juguetes que le gustan… cualquier totem que les brinden seguridad. Los ancianos necesitan cultivar el espíritu, también los enfermos. Todas las personas con conciencia de los acontecimientos, si no puede por sus propios medios, debe ser provista de algún medio de distracción, una alegría, una satisfacción.

Protejamos a los nuestros con fiereza. Los que no pueden salir a pelear, los que no tienen voz, los que no pueden moverse, los frágiles. Estemos seguros de ayudar no sólo con un clamor, sino con la esperanza de que esa tranquilidad va a seguir después de que todo pase. Guardemos a los nuestros en lo más profundo de nuestro Helm’s Deep y estemos seguros de cuidar la entrada  con todos nuestros escudos

coetttbs_023.jpg

If you can’t love yourself, how’n the hell you’re gonna love somebody else?

Y, aunque algunos no estemos ni niños, ni ancianos, ni enfermos, debemos recordar que en medio de todo el caos siempre es necesario buscar sonrisas. Un chiste, un abrazo, una siesta, un libro, un café… lo que sea para elevar el espíritu y darnos la esperanza de que todo puede y va a salir mejor.

Si vamos a cuidar a otros, empecemos por nosotros mismos. Y es obligatorio cuidar a los demás.